Si bien dirás que ambos tipos de coches son, técnicamente, lo mismo, existen ciertas diferencias entre ellos que nunca está de más aprenderlas. Los coches de ocasión también pueden considerarse vehículos de segunda mano, pues en ambos casos son vehículos con cierto kilometraje a cuestas.

A continuación, conoce más de cerca la diferencia entre un coche de ocasión y uno de segunda mano.

¿Cómo diferenciar un coche de ocasión de un coche de 2ª mano?

diferencias entre coches de ocasión y coches de segunda mano

Una forma sencilla de diferenciar un coche de segunda mano con uno de ocasión es apelando a las definiciones propias de cada término. Por lo que te indicaremos cada una de ellas.

  • Coches de ocasión

Son vehículos seminuevos que, por lo general, han estado en propiedad de un único dueño. También pueden ser vehículos manejados por empresas de leasing o similares. La regla general para que un vehículo sea considerado “de ocasión” es que el kilometraje acumulado por parte del mismo no exceda los 15000 km.

  • Coches de segunda mano

Son los vehículos que han sido propiedad de más de un dueño y cuentan con una cantidad importante de kilómetros recorridos. La regla general para saber cuándo es un vehículo de segunda mano es el hecho de que su adquisición sea fuera de la agencia de la marca correspondiente al mismo.

Consejos al momento de comprar un coche de ocasión o de segunda mano

A continuación, te indicaremos una serie de consejos o recomendaciones que deberás tomar en cuenta a la hora de optar por la compra o adquisición de alguno de estos vehículos, ya sea de segunda mano o de ocasión.

Uso y procedencia

Uno de los primeros pasos a la hora de adquirir un coche es averiguar con lujo de detalle cómo ha sido usado el vehículo hasta la fecha y los trayectos más extensos que haya recorrido. Lo más recomendable es que el vehículo tenga corta edad de uso, de ese modo podrás cubrirte las espaldas de requerir aplicarle demasiado pronto un mantenimiento tempranero en lo que a cambio de aceites, correa, embrague o frenos se refiere.

Carrocería

Verifica con lujo de detalles el estado de la pintura y los posibles golpes que el vehículo tenga. Un truco que puede ayudarte con la visualización más precisa de la pintura es mirándolo de lejos, de ese modo veras las tonalidades de color que el coche presente y los sitios o paneles donde más requiera de una nueva capa de pintura.

Si el descoloramiento lo visualizas en el techo o capó, es porque seguramente el coche habrá estado expuesto prolongadamente a los rayos solares en la calle. Ten precaución del tiempo en que la pintura se puede descascarar de otras partes del automóvil.

No te olvides de revisar el maletero, los filos de las puertas y el capó, allí podrás ver las marcas dejadas por las cintas del vehículo, producto de las veces que lo hayan repintado.

Los bajos

Una buena forma de verificar los bajos del coche es agachándote de forma que puedas verificar si hay rastros de óxido en ellos.  Si así es el caso, es porque el vehículo tiene procedencia de uso en alguna zona costera (pues el salitre es fatal) o de sitios muy fríos donde lo habitual es regar agua con sal para despejar las carreteras. Además de lo visualizado a primera vista, puede haber incidencia de algunos componentes mecánicos.

El interior del vehículo

No te dejes engañar por el aspecto cómodo del vehículo, presta mucha atención en el funcionamiento de todos y cada uno de los botones del coche, pues allí es frecuente que se presenten las fallas “no visibles” de un automóvil usado o de ocasión.

Deberás verificar el estado de desgaste de varios componentes como el parabrisas, volante, palanca de cambio, controles de luces, alfombrillas y asientos. No está de más usar una lupa para observar con detenimiento si la textura de alguno de estos componentes presenta alguna irregularidad.

Verifica si hay existencia de quemaduras en los asientos, las mismas suelen ser producto de haber fumado y apagado la coletilla del cigarrillo adentro del coche. También las quemaduras son indicativos de que el propietario ha sido muy poco cuidadoso con el vehículo que desea venderte.

Algunos tips claves para verificar el capó

Técnicamente, la mayoría de la población mundial tiene muy poco o nulo conocimiento de todos los componentes que hay debajo de la tapa del capó. Sin embargo, más allá de todos los mecanismos, motores, filtros, piezas y tuberías que en el mismo se encuentran, puedes aplicar ciertos criterios para verificar inteligentemente el estado del capó en general.

Verifica los niveles de líquido anticongelante, aceite, limpiacristales y asegúrate que la batería no presente óxidos en sus bordes. El deterioro leve de estos factores no implica realmente un factor perjudicial para el vehículo, pero si deja entrever el nivel de descuido que el propietario actual tenga con el mismo, algo que podrías aprovechar a tu favor en las negociaciones por el vehículo.

Otra factor a comprobar es la tornillería, la cual puedes verificar según las marcas que hayan quedado en evidencia causadas, posiblemente, por alguna reparación importante que el coche haya requerido.

Verifica el comportamiento del automóvil

Realiza pruebas de manejo con el vehículo tanto en la ciudad como en las vías adyacentes. De ese modo sabrás con detalle cómo responde el automóvil a situaciones cotidianas de tránsito en las que no se “trabe” en pleno camino. Asegúrate que no tenga perdidas de potencia o vibraciones excesivas en el motor.

Comprarse un coche de segunda mano siempre implica asumir ciertos riesgos, pero puedes evitar muchos de ellos haciendo las pruebas requeridas que te ayuden a descartar cualquier inconveniente importante que amerite un desembolso grande.

Preguntas Frecuentes

preguntas frecuentes sobre los coches de ocasión y de segunda mano

Es normal que te surjan ciertas dudas o preguntas sobre la diferencia entre un coche de ocasión y uno de 2ª mano. Para ayudar a solventar varias de ellas (por lo menos las más importantes o habituales) tienes la presente sesión de preguntas frecuentes con sus consecuentes respuestas.

¿Cuál es la diferencia más importante entre un coche de ocasión y uno de segunda mano?

Como ya se te precisó en el inicio del artículo, un coche de ocasión no tendrá un kilometraje superior a los 15000 km, es decir, no presentará un desgaste realmente significativo. En cambio, un coche de segunda mano, en términos generales, puede presentar un mayor desgaste debido a un uso mayor del mismo, además de haber pasado por más de un solo propietario.

De igual forma, toma en cuenta los consejos que fueron indicados a la hora de evaluar el vehículo que desees adquirir. De la evaluación y balance general que hagas de todos los aspectos señalados, sabrás si el coche es de ocasión o de segunda mano con un kilometraje considerable.

¿Qué detalles puedes pasar por alto probando un coche usado?

En general, existen varios detalles que puedes omitir si no eres muy cuidadoso en los mismos. Los detalles que más probabilidades tienes de omitir a simple vista son el funcionamiento de los botones en el interior del coche, así como del estado de varios componentes que están debajo de la cubierta del capó.

¿Es importante el verificar el comportamiento del coche usándolo al ruedo?

¡Por supuesto que sí!, pues si no encuentras ninguna falla evidente con ninguno de los componentes externos e internos del vehículo, la prueba por excelencia para el mismo es poniéndolo a rodar en carretera. Esa es la única forma posible de comprobar el funcionamiento básico del vehículo, sea de ocasión o segunda mano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here